6 de junio de 2013

Viaje a USA: Misa gospel en Harlem

Un domingo por la mañana en Harlem (Nueva York) comenzó uno de los días más largos, geniales y extraños de mi vida. Algo de esto ya lo conté en otro post, sobre la noche que salimos de copas por East Village, y también este día fue el que visitamos Central Park

Misa gospel en Harlem, Nueva York



Llegamos a Harlem en metro desde East Village. Había muchísimas iglesias y nos metimos en una al azar de las que dejaban entrar turistas. Si estáis interesados en ver una de estas misas por el espectáculo, la iglesia que escogimos no era de las más animadas. No me malentendáis, era preciosa y el coro cantaba de maravilla, pero la gente no intervenía casi nada, cosa que en otras sí. 

El sermón del reverendo venía a contar que no existen las coincidencias, que el destino está siempre ahí, en cada decisión que tomamos, en cada cosa que nos pasa. Que el destino tiene la culpa de todo, vamos. Me alegro de que fuera un tema entretenido, porque la misa duró mucho, ninguno de los cuatro que fuimos éramos creyentes, ninguno habíamos dormido la noche anterior porque volvíamos de San Francisco y, además, yo era la única que entendía inglés...

Se notaba que el reverendo estaba motivadísimo hablando y poniendo ejemplos, y de vez en cuando alguna señora soltaba un "Amén" o un "Aleluya". Fue una experiencia interesante estar allí, rodeada de personas del barrio que vestían sus mejores galas, escuchando a aquel hombre y a aquel coro tan "divino".

Misa Gospel en Harlem, Nueva York

Al terminar, como en las películas o en los capítulos de Los Simpsons, el reverendo se pone en la puerta y la gente le saluda al irse. Yo le planté un abrazo y le dije que había sido un gran sermón. El hombre se quedó a cuadros. Después bajamos la calle en dirección Central Park y encontramos un bar superchulo para tomar el vermut. Eso sí que fue el destino, vaya lugar tan encantador y qué buen y variado ambiente, podría estar allí durante horas. Mientras tomábamos algo comentamos lo del sermón, bueno, les expliqué de qué iba primero, y se convirtió en nuestra excusa del día para todo lo que hacíamos. Además, casualmente (o no), aquel fue el día (y la noche) en que nos pasaron tantas cosas divertidas, conocimos a tanta gente, y nos dimos cuenta de cómo pequeños detalles pueden hacer que tomemos decisiones que cambien totalmente nuestro rumbo. Cada vez que nos encontrábamos ante alguna situación extraña nos mirábamos unos a otros y nos dejábamos llevar. Decíamos: "Es el destino...".

Todas las entradas sobre el viaje a Estados Unidos en el enlace.


Yonaka Party Actualizado en: 9:00

3 comentarios:

  1. que entrada más chula, me ha encantado! si es que nunca sabes a donde te van a llevar las cosas... debió de ser una experiencia increíble lo de la iglesia!

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre pienso que las casualidades no existen, pero no siempre llegamo a entender por que pasan las cosas :) Ps, que envidia... Ahora mismo no me meteria en misa, pero si me tomaria un vermú jajajaja.

    ResponderEliminar


  3. Hello, Yonaka Party.

     Your work is embraced in your gentleness.

      Thank you World-wide LOVE, and your Support.

      The prayer for all peace.
      I wish You all the best.

    Have a good weekend. From Japan, ruma❃

    ResponderEliminar