3 de marzo de 2012

Viaje a USA: Resacón en East Village

Hoy os quiero contar mi noche de copas en Nueva York, pero no penséis que voy a hablar del Soho, de cócteles de diseño ni de clubs de moda en la Gran Manzana. Más bien el relato de hoy es el antiglamour en estado puro...

Para el viaje de San Francisco a Nueva York cogimos un avión nocturno con intención de dormir por el camino, pero no hubo manera, así que llegamos a Nueva York a las 7 de la mañana tras 24h sin dormir. No íbamos a echar a perder aquel día, que teníamos preparado misa gospel y Central Park, así que, tras dejar el equipaje, cogimos el metro y seguimos nuestro plan.

El día fue muy largo, andar Central Park de arriba a abajo nos dejó reventados y ya acumulábamos el cansancio de hacer turismo en San Francisco. Llegamos al hotel casi a las 8 de la tarde, nos duchamos y salimos, con intención de cenar y abrazarnos a la cama.

Nueva york new york east village copas pubs


Ya cenados, en un restaurante español donde nos hidratamos bien con un montón de sangría, regresábamos al hotel y vimos una cervecería justo debajo. Dijimos: "Bueno, tomaremos una cervecita antes de acostarnos... Es el destino" (¿os acordáis del sermón de la misa gospel?. Por cierto, malísima la cerveza americana. El bar estaba prácticamente vacío, pero hicimos amistad con el camarero y el portero, así que tomamos otra. Después de dos rondas ya nos pasamos a los gin-tonics. Empezó a llegar algo de gente y hacíamos más amistades. 

En algún momento mi amigo dijo algo, medio en serio medio en broma, de una ronda de tequilas y antes de acabar la frase ya los teníamos encima de la mesa. Y así, a lo tonto, fueron cayendo 3 o 4 rondas de tequila, al final hasta nos invitaba el camarero.

Cuando iban a cerrar ya pocas ganas teníamos de dormir, así que fuimos a un pub irlandés, donde conocimos a tres chavales (por desgracia, la batería de la cámara no aguantó nuestro ritmo). Después de cerrar éste también, aparecimos en uno que pretendía imitar a un karaoke japonés y parecía divertido (todo esto está en la calle St Mark). El camarero nos dijo que el único alcohol que le quedaba era cerveza y sake y, como en ese estado el cerebro ya no rige bien, pues pedimos una botella de sake entera. Bebimos la mitad y después de un rato fuimos al hotel llevándonos lo que quedaba de la botella. Eran las 5 y pico de la mañana: 48 horas sin dormir.

Y aquí se termina el relato, pero no la noche, porque anécdotas divertidas todavía hubo más en el hotel, pero eso ya no lo voy a contar aquí porque es otra larga historia y, posiblemente, censurable. Aunque no descarto que un día me caliente y lo cuente.

En conclusión, si estáis cerca del East Village y os apetece salir de marcha, podéis encontrar de todo sin salir de la calle St Marks. Además, no hay nada mejor para la resaca que desayunar pizza y cocacola... en el fondo la comida basura americana a veces es útil  ;-)

Nueva new york east village copas pub st Marks

Nueva york new york east village copas pubs

Nueva york new york east village copas pubs tequila

Nueva york new york east village st marks copas pubs

Todas las entradas sobre el viaje a Estados Unidos en el enlace.


Yonaka Party Actualizado en: 9:00

No hay comentarios:

Publicar un comentario